Nadie, que no lea la Biblia y la estudie, esta autorizado para enseñar.